chistes

Un ladrón, entró de noche en una casa y despierta a Lucio que dormía. El ladrón dijo: – ¡Busco dinero! Y lucio respondió: – ¡Que buena idea, espera a que encienda la luz y buscamos los dos! Sabes que el otro día se cayó mi madre por el balcón y ahora está en el cielo. Pues, ¡Cómo rebota tu vieja! Dice un ciego: ¡Veo sombras! Dice un sordo: ¡Oigo pasos! Dice un cojo: ¡Sea quien sea, lo agarramos a patadas! Esto son un Inglés un Alemán y un Gomero, si se tiraban de un edificio y vivian se llevaban 3 millones. Va el Inglés y dice ¡por mi patria! y muere va el Alemán y dice ¡por mi bandera! y muere, va el Gomero y dice: por mi patria y por mi bandera y yo bajo por las escaleras. ¿Cómo se llama el primo vegetariano de Bruce Lee? Pues, Broco Lee. ¡Profe, profe, me han robado! –  ¿Y qué te han quitado? – La tarea. ¿Qué le dijo la luna al sol? ” Eres tan grande y todavía no te dejan salir de noche “. ¿Qué le dice un árbol a otro árbol? – Nos han dejado plantados. Había un hombre tan calvo, pero tan calvo, que hasta se le veían las ideas. ¿Cómo se dice puerta en inglés? – Door. -¿Y el que las vende? – Vende Door. ¿Qué hace un pato con una pata? – Caerse. Niños no jueguen con fuego. – Y entonces Fuego se quedó sin amigos. ¿Cómo se dice ascensor en árabe? Ali Baba. Erase una vez una mujer tan alta, pero tan alta que se cayó el lunes y llegó al suelo el viernes. ¿Cómo está tu mujer? Regular. – ¿Por qué, está enferma? – No, es que todas las demás están mejor. ¿Quién es el hermano negro de James Bond? – Car bón. ¿Cómo se ríe un ojo? !Ojojojojojojo!. Era un príncipe tan aburrido, tan aburrido… que cenicienta se marchó a las diez. ¿Cuál  es el santo de los zapatos? – San dalia. ¿Qué es una monja en la carcel? Una Sor-presa. Los matemáticos no orinan, hacen Pi Pi. ¿Me da una habitación con baño? – Le damos la habitación pero el baño se lo tiene que dar Ud mismo. Oye se murió Amparo. – Vaya lo siento mucho ¿Y cómo está su marido?. -Desamparado

Pingüinos al ZOO

Un transportista llevaba una partida de pingüinos hacia el zoológico, cuando a medio camino se le estropea el camión refrigerado. Preocupado, trata de reparar el problema pero ve pasar un camión repartidor de leche y consigue que se detenga. Entonces le dice al lechero: – Mira, te voy a dar 500 euros para que me hagas el favor de llevar estos pingüinos al zoológico. El lechero acepta el dinero y se lleva con gusto los pingüinos en su camión refrigerado. Mientras tanto, el transportista logra arreglar el daño, y de inmediato enfila hacia el zoológico. En cuanto llega, ve salir al lechero, con los pingüinos detrás de él, en fila. El chófer le pregunta al lechero: – ¿A donde vas con los pingüinos? El lechero se lo queda mirando y le responde: – Ya los llevé al zoológico, pero como me sobró dinero, ahora los pensaba llevar al cine…»

El Rey y el pronostico del tiempo

Había una vez un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y preguntó por el pronóstico del tiempo para las próximas horas. El meteorólogo le aseguró que no había ninguna posibilidad de lluvia en los próximos días. Así que el rey fue a pescar con su esposa, la reina. En el camino se encontró con un granjero que iba en su burro. Al ver al rey, el granjero le dijo: – Su Majestad, debe regresar al palacio de inmediato porque en poco tiempo una gran cantidad de lluvia caerá en esta zona. El rey hizo caso omiso confiando en su pronosticador profesional del tiempo. Así que siguió su camino. Poco tiempo después una lluvia torrencial cayó del cielo. El rey y la reina quedaron totalmente empapados y su séquito se rió al verlos en ese estado tan vergonzoso. Furioso, el rey regresó al palacio y dio la orden de despedir al profesional. Entonces convocó al granjero y le ofreció el prestigioso y muy bien pagado trabajo de pronosticador real. Pero el granjero le contestó: – Su Majestad, no sé nada de previsiones, obtengo mi información de mi asno, si veo las orejas de mi asno caer, significa con certeza que lloverá. Así que el rey contrató al burro. Y así comenzó la práctica de contratar burros para trabajar en el gobierno y ocupar las posiciones más altas e influyentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *